Hay muchas cosas que pueden llegar a estropearte el día, aunque seas un optimista nato. No sería la primera vez que vas caminando por la calle y una agradable paloma decide hacer sus necesidades en tu camiseta favorita. Tampoco te sorprenderías si alguien se te cuela en la cola del supermercado o si cuando abres la bolsa de patatas, solo tiene aire.

Pero sin duda, una de las más molestas es que se te pierdan las gafas de sol. ¿Dónde estarán? A pesar de que pones mucha atención en saber dónde las has puesto, hay veces en las que no tienes ni idea de cómo han podido irse solas desde su funda hasta algún recóndito lugar del mundo. Por ello hemos hecho nuestras AWA para que puedas llevarlas puestas hasta en la ducha, porque son hidrófobas y ¡no se manchan con el agua! Hoy te hablamos de esas cinco situaciones en las que perder tus gafas te arruinan el día. Seguro que alguna vez te ha pasado al menos, una de ellas.

Has tenido una noche movida y…

Noches alegres, mañanas de ibuprofeno y gafas de sol. ¿Acaso no has salido a la calle para hacer el conocido paseo de la vergüenza hasta tu casa y el sol te ha golpeado como lo haría el mismísimo martillo de Thor? Con las prisas, no sabes ni dónde has puesto las llaves de tu casa, ¡como para acordarte de tus gafas! Pero como en todo en nuestras vidas, nos acordamos de ellas cuando es demasiado tarde. Y ni decirte tiene que con tu cara de resacón, seguro que te toca comida familiar. Y tú, sin gafas para poder disimular.

Vas por la mitad del camino y…

¡Ay que ya te vas de vacaciones! Mételo todo en el maletero. Haz tetris para que todo quepa. Coge las maletas y que no se te olvide la toalla, las chanclas, el bañador… Pero no caigas en ese error de novato de “las gafas no me las pongo todavía porque no hace sol y si me las pongo sujetando el pelo se van a arañar”, porque A: nuestras AWA no se arañan, y B: solo volverás a verlas cuando vuelvas a casa después de 10 días de vacaciones y unas retinas un tanto dañadas. Así que a lo mejor te parecen hasta de otro color cuando llegues.

Tu piel morena sobre la arena…

Y puede ser que hayas decidido hacer el viaje de noche y evitarte los atascos. Así que subes las maletas en el pisito de 50 metros cuadrados que habéis alquilado ocho colegas y tú en quinta línea de playa y te dispongas a poner un pie en la arena. Y ese será el momento. ¿Cómo vas a tomar el sol sin tus gafas de sol? ¿Cómo vas a poder subirte en la tabla de surf sin ellas? ¡No vas a ver nada! ¡Ay, esas cabezas que solo la queremos para ponernos las gafas y aún así, nos las olvidamos!

Si te quedas hasta a los DJs en los festivales…

Van a tener que darte las llaves del recinto porque te vas siempre el último y llegas el primero. El primer día de festival llevas tu kit perfectamente preparado, con tus AWA, tus pulseras, tus entradas, tus tiritas, tu dinero en metálico y todas esas cosas que te recomiendan en los típicos artículos de “qué tienes que llevar para sobrevivir en un festival”. El segundo día ya no sabes dónde está nada y te ves a ti mismo viendo a un grupo que no has escuchado en tu vida, a las 6 de la tarde, con un sol de justicia dándote de frente y unas ampollas en los pies que ni que hubieras bailado un día entero sin parar. O sí. Un consejo, vete a casa, que te da tiempo, date una ducha y que no se te olviden las AWA, porque sabes que se te va a volver a hacer de día.

A una playa nudista sí, pero sin tus gafas…

Has ido al gimnasio este año, has hecho operación bikini, te has cuidado, te ha dado un poquito el sol en la terracita de tu casa y todo eso para pisar por fin esa playa nudista que tanto te gusta y desprenderte de las ropas que te atan. Pero, te sientes desnudo sin tus gafas de sol. Y te das cuenta de que ¡no están en la mochila! ¿Qué vas a hacer ahora? ¿Dónde vas a mirar para que sepan que no miras, sino que eres un espíritu libre que podría ir hasta a comprar el pan sin ropa? Ya te lo hemos dicho, ¡no te quites las AWA!

 

Entradas recientes
0

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar